Boletín de prensa para la LIO/ Ley de Igualdad

{ }
Boletín de prensa

HACIA UNA LEY DE IGUALDAD REAL

La Concertación feminista Prudencia Ayala es una coordinadora que aglutina a más de 20 organizaciones feministas y de mujeres, así como a unas 70 feministas independientes. Desde hace 10 años, la Concertación, ha venido trabajando en la defensa de los Derechos Humanos de Las Mujeres, siendo una de sus principales tareas la elaboración e impulso de leyes que favorezcan el cambio social necesario para el logro de la igualdad entre hombres y mujeres, y el fin de la discriminación por razones de género.

En este sentido, desde hace dos años, la Concertación ha venido impulsando un proceso de elaboración de un nuevo anteproyecto de Ley de Igualdad.

¿POR QUÉ UNA LEY DE IGUALDAD?

Los Pactos y Convenciones Internacionales sobre Derechos humanos y las Conferencias y Convenciones de la Mujer, realizadas desde 1975, han permitido avances significativos en la inclusión del principio de igualdad y no discriminación en las Constituciones nacionales de los Estados que las han ratificado, así como en la legislación secundaria.

Pero la simple inclusión del principio de igualdad, en instrumentos fundamentales de Derechos Humanos y en las Constituciones nacionales, no es suficiente para garantizar una igualdad real entre hombres y mujeres.

Basta con revisar la situación real de las mujeres salvadoreñas, en comparación con la de los hombres, para descubrir las enormes desigualdades que aún persisten entre los géneros.

Según el artículo tres de nuestra Constitución, todas las personas somos iguales ante la ley sin embargo, esa es una Igualdad de Derecho, es decir que está en el papel, pero que no se cumple en la realidad. Una Ley de Igualdad busca desarrollar ese principio constitucional: busca pasar de la Igualdad de Derecho a la Igualdad de Hecho.

Al no existir una Ley de Igualdad, cada Gobierno entiende la igualdad como mejor le parezca. Por eso una ley de igualdad es importante porque es la referencia y la orientación para que las decisiones del Estado caminen por la equidad social, única manera de llegar a la igualdad.

Esta ley aspira a convertirse no sólo en un instrumento de ordenación del Estado, sino en una política pública que trascienda los gobiernos y cuyo cumplimiento sea de obligatoriedad para todas las administraciones, de cualquier signo político.

No se puede hablar de Democracia cuando una buena parte de la población se encuentra excluida de las decisiones y actuaciones del Estado. Por eso las Leyes de Igualdad son Imperativas para que haya Gobernabilidad, Modernización del Estado y una verdadera Inclusión Social.

SI TODAS LAS PERSONAS SOMOS IGUALES…

¿Por qué las mujeres somos más pobres que los hombres?

La encuesta de hogares de propósitos múltiples 2008 estima que las mujeres que viven en condiciones de pobreza son 1,494,152, representando el 24.4% de la población total, mientras que los hombres pobres son 1,344,790 siendo el 21.96%

Debido al aumento de la canasta básica en el 2008, tanto la pobreza masculina como la femenina se incrementaron sin embargo, este crecimiento fue mayor en las mujeres, ya que el número de mujeres pobres aumentó en 3.5 puntos porcentuales en el 2008.

Año Hombres en pobreza % con relación total de la población Mujeres en pobreza %con relación total de la población
2007 1,096,962 19% 1,205,071 20.9%
2008 1,344,790 21.96% 1,494,152 24.4%
Fuente: elaboración propia con datos de la EHPM 2008

¿Por qué la mayoría de mujeres morimos por enfermedades prevenibles?

En El Salvador, el número de mujeres que mueren por causas relacionadas al embarazo y el parto sigue siendo alto - 71.25 fallecidas por cada 100 mil niños y niñas nacidas vivas – Desde 1984, cuando se dio el primer caso de VIH-SIDA en el país, hasta la actualidad, el número de mujeres que contraemos el VIH-SIDA (41.5%) crece más que el de los hombres (35.5%), siendo las mujeres jóvenes (en edad reproductiva) las más afectadas (90%)

El estudio línea base de mortalidad materna elaborado por el Ministerio de Salud, señala que una de las principales causas de muerte en las mujeres es el cáncer cérvico uterino, enfermedad totalmente curable si se descubre a tiempo.

¿Por qué las mujeres tenemos una baja participación política?

A pesar de que las mujeres somos más del 52% de la población, nuestra participación en los espacios de decisión es muy baja, en relación a la de los hombres. En el Órgano Legislativo sólo 18 escaños están siendo ocupados por mujeres. Y en los Gobiernos Municipales, apenas hay 29 alcaldesas en todo el país. Las mujeres que participamos en la política repetimos menos que los hombres: el 71.2% de nosotras ejercemos un solo período frente al 59.5% de los hombres . Esto tiene que ver con la dificultad de llevar el trabajo doméstico, tradicionalmente asignado a nosotras, y la actividad política; además de los frenos impuestos por los mismos partidos, que continúan siendo estructuras machistas.



¿Por qué las niñas debemos abandonar la escuela a causa de las tareas domésticas?

El acceso de las mujeres a la educación constituye una de las grandes omisiones del Estado. 16 de cada 100 mujeres no saben leer ni escribir, mientras que los hombres 11 de cada 100 son analfabetos . En la medida que aumentan los niveles de estudio también se incrementa el número de niñas fuera del sistema educativo: cinco de cada diez niñas, entre 15 y 19 años, abandonan la escuela.

A nivel nacional la tasa de asistencia escolar de los hombres es de 35.3% y el de las mujeres de 30.8% . Sin embargo, las principales causas por las que las niñas no asisten a la escuela están relacionadas con los quehaceres en el hogar. La Encuesta de Hogares estima que en el 2008, 3,845 niñas entre 4 y 15 años no asistieron a un centro escolar debido a las tareas domésticas, mientras que sólo 62 niños se ausentaron por esta razón.

En el caso de las mujeres que dicen no asistir a la escuela por causas del hogar, el problema guarda un nexo directo con el trabajo reproductivo en el ámbito doméstico que tienen que asumir las mujeres y las niñas como parte de la identidad construida de lo femenino. En tal sentido, no es casual que la razón principal por la que no asisten los hombres y los niños a un centro escolar está relacionada con “la necesidad de trabajar”, ya que este concepto está vinculado al ámbito público, considerado el espacio natural de los hombres. Mientras exista la brecha educativa entre niñas y niños; hombres y mujeres, por mínima que sea, la misma se constituye en la evidencia empírica de la discriminación y exclusión de las mujeres.

¿Por qué sólo las mujeres debemos hacer el trabajo doméstico?

Las mujeres dedicamos 6 veces más tiempo al cuidado de niñas/os, ancianas/os, a la preparación de alimentos, lavado y planchado de ropa; sin embargo todo este trabajo, también llamado “economía del cuidado”, es invisibilizado y poco valorado. EL total del costo del trabajo doméstico no remunerado, realizado en el 86% por las mujeres, significó en el año 2005, el 32% del Producto Interno Bruto del país , pero las cuentas nacionales no lo registran, porque nunca se ha reconocido como una contribución importante a la economía del país. A pesar de toda la carga laboral que llevamos las mujeres, somos las que menos salario ganamos y las que tenemos menos prestaciones sociales que nos permitan cobertura sanitaria y jubilaciones dignas en nuestra vejez.

Por qué las mujeres ganamos menos que los hombres si realizamos el mismo trabajo?

El salario promedio de las mujeres en el medio urbano únicamente representa el 75.9% del salario promedio de los hombres. Las diferencias son menores para el área rural y total nacional, 83% y 82.3%, respectivamente .

La brecha salarial entre hombres y mujeres es mayor a medida que aumentan los años de estudios aprobados, así un hombre que tiene 13 años y más de estudios recibe un salario mensual de $711.67, mientra que una mujer con esos mismos años de estudio tiene un sueldo de $528.73 .



¿Por qué cada año son más las mujeres asesinadas?

A pesar de que la violencia contra nosotras es una grave violación de los Derechos Humanos, ésta crece y se tolera socialmente. Cada año somos más las mujeres asesinadas: en el 2004, 260 mujeres fueron asesinadas, cuatro años después la cifra aumentó a 1,522 . En 2007, la Procuraduría de Derechos Humanos recibió 10 denuncias de agentes del Estado, que en el cumplimiento de sus funciones, violentaron a mujeres víctimas de violencia



Necesitamos un instrumento legal

que nos garantice una igualdad real

NECESITAMOS UNA LEY DE IGUALDAD